jueves, 9 de octubre de 2014

El Laboratorio

Revelado Fotográfico

A pesar de que convivamos hoy en día con la imagen y cámara digital, todo profesional u aficionado a la fotografía debería poner en práctica el revelado fotográfico. Pudiendo experimentar de este modo la magia que ofrece la fotografía, en este caso la fotografía en blanco y negro.

Para realizar dicho revelado en blanco y negro necesitaremos una serie de instrumentos y productos, como un tanque de revelado; productos químicos como el producto revelador; baño de paro y fijador; probetas para preparar las soluciones, y un reloj para controlar los tiempos.


  • Tanque de Revelado


Todas las fases del proceso de revelado fotográfico se desarrollan en dicho artilugio. Una tapa frena a la luz, para que después de montar la película en la oscuridad, podamos verter las diferentes soluciones en plena luz. El tanque se cierra con otro tapón que evita que se derramen los líquidos.


En la oscuridad, se extrae el chasis de carrete, y con cuidado extraemos la película montándola en la ranura sin toca la zona de emulsión. Seguidamente se cierra el tanque para verter los líquidos correspondientes; primero el Líquido Revelador; agitándolo con cuidado para que llegue a todas las partes de la película; durante el tiempo indicado. Después se seca el Revelador del tanque para incorporar el de Paro; frena la acción del Revelador; y de igual manera lo agitamos con su tiempo indicado. Se repite la misma operación con el líquido Fijador, fija la imagen; y una vez transcurrido su tiempo se devuelve el liquido a su recipiente correspondiente. Se introduce el tanque debajo de un grifo con agua corriente y dejamos que se vaya llenando durante unos 20 minutos; en un proceso conocido como Lavado.

Posteriormente se extrae la película, colgándola en un sitio seco exento de polvo, para que se seque. Una vez seco, se corta en tiras de 5 u 6 negativos y se guardan en fundas.

Positivado

Se necesita una ampliadora; que proyecta el negativo sobre el papel; productos como revelador del papel, baño de paro y revelador con sus respectivas cubetas; papel fotográfico y un reloj para controlar el tiempo.



  • Ampliadora


Elemento fundamental para el positivado sobre papel; una vez insertado el negativo en el portanegativos, se apaga la luz blanca y se enciende la de seguridad. Un cabezal en la columna central determina el grado de ampliación sobre el papel, el enfoque.

Con la luz de seguridad, sacamos el papel fotográfico, puesto que no se puede velar; se coloca debajo con la emulsión hacia arriba. Una vez conseguido la ampliación y enfoque deseado, retiramos la luz de seguridad, dejando que la otra actúe durante unos segundos, dependiendo del tipo de papel fotográfico.





  • Revelado


Tenemos que tener las diferentes cubetas con sus respectivos líquidos para proceder a introducir el papel por los mismos. Se comienza con el de Revelado; que el liquido cubra bien al papel y movemos ligeramente la cubeta.




  • Paro


Comenzaremos a ver cómo va apareciendo como por arte de magia la imagen en el papel, una vez transcurrido el tiempo necesario; que tenga ya una nitidez y densidad correcta se procede al liquido de paro, para parar el revelado


  • Fijador


Por último se pasará al líquido Fijador para fijar el revelado.


  • Lavado


Seguidamente se introduce debajo de agua corriente para limpiar las posibles impurezas y proceder a su lavado.


  • Secado


Una vez lavada se procede a secarla, para quitarle el exceso de agua; colgándolo en un lugar seco y limpio.














No hay comentarios:

Publicar un comentario